Contraluz

Cultura en La Laguna

Vértigo en la Conca

Alejandro Álamo |

La Conca, dos autores, una sala y un tema. La idea del vértigo es el aglutinante de dos direcciones artísticas que comparten mucho más de lo que a primera vista podría parecer. Elementos como el desequilibrio, la ambigüedad o la recurrencia de los niños acercan las obras de Patricia Delgado y Gotthart Kuppel entre sí y hacen que en una sala convivan el alquitrán, el zinc, el cobre y objetos encontrados en la basura.

El camino hasta la inauguración de Vértigo el pasado 12 de abril fue largo. Ya desde noviembre de 2011 Patricia Delgado trabajó sobre los conceptos de la inmovilidad y el abandono, tanto en el entorno físico como en lo humano. Fue entonces cuando Cecilia Domínguez, escritora que también participó en la inauguración, aplicó el nombre Vértigo al trabajo de la artista, que expuso en Bélgica, ciudad en la que estudió la artista atraída por su amplia tradición de grabado.

Un año después la grabadora visitó la vivienda de Gotthart Kuppel, donde se encontró con una serie de fotografías que éste había realizado en Bremen. En ellas, varios niños -cuyo sexo se presentaba inidentificable-, corrían riesgo. Patricia reconoció en esta obra muchos puntos de encuentro con su propia creación, y “de manera muy tímida” le propuso colaborar en un proyecto común que finalmente se presentó en una inauguración particular.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Gotthart también identificó puntos comunes: referencias al teatro, el blanco y el negro de las composiciones, la presencia recurrente de niños en la obra de Patricia o la soledad de las figuras. Fue entonces cuando decidió trabajar sobre lo que ya había investigado en Bremen, pero con un añadido: si bien las fotografías anteriores mostraban a niños en una situación de riesgo, para este trabajo el artista propone niños en situaciones que ya no tienen solución. El desenlace final se deja a la interpretación de cada persona, pero la acción inmediata está clara: caída.

“La forma es la misma pero la expresión es diferente”. El concepto vértigo explota el resultado. Es así como la obra Gotthart Kuppel, sin comprometer su línea artística original, se adapta al concepto desarrollado en primer término por Patricia; como en trabajos anteriores, Gotthart utiliza elementos encontrados, en este caso muñecas que representan niños asexuados y teñidos de negro. Sobre ese material inicial busca el contrapunto para catalizar la sensación de vértigo: un bidón, una rueda o una escalera.

Ese mismo juego está presente en la obra de Patricia Delgado, que busca constantemente tensiones entre sensaciones opuestas. “Me interesa la mancha frente al detalle” porque dentro de lo bonito siempre hay puntos negativos. La técnica: aguafuerte sobre metal. “Para mí era importante poder recortar el cobre o el zinc”. La artista compone un fondo sobre el que dispone una figura. A partir de ahí, y siguiendo su afición de antaño por los recortables, elimina alguno de los elementos, con lo que “se crea una dialéctica diferente entre fondo y figura”.

La Sala Conca presenta así una amalgama de puntos comunes entre dos artistas con acercamientos muy dispares a un mismo tema. La exposición Vértigo estará abierta al público hasta el día 4 de mayo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en abril 24, 2013 por en Pinceles, Tallar y etiquetada con , , , , .
Anuncios

https://twitter.com/ContraluzLL

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: